¿Cómo debemos preparar la vuelta a la oficina tras el confinamiento por Coronavirus?

¿Como evitar que tu oficina se convierta en un foco de contagio?

Durante el confinamiento, hemos visto por parte de las empresas un aumento de la preocupación por la salud física, mental y emocional de sus empleados, que se ha traducido en una mayor y mejor comunicación, en planes de higiene y de ayuda para el teletrabajo y la conciliación familiar, entre otros. Esta tendencia no va a desaparecer, sino todo lo contrario. 

En una situación post confinamiento y sin aún vacuna contra el coronavirus que prevenga de un posible contagio, las empresas no pueden permitir que sus oficinas se conviertan en focos de contagio que podrían causar bajas de hasta 30 días, en el mejor de los casos, o lo que sería peor, el cierre de sus fábricas y/o almacenes.

¿Qué dice la legislación de Prevención de Riesgos Laborales? 

En el ámbito de la Prevención de Riesgos Laborales, en el entorno laboral las medidas preventivas que deben tomar las empresas se enmarcan en el Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, y el daño, si se produce, puede tener la consideración legal de contingencia profesional.

Dado que el contacto con el virus SARS-CoV-2 (Coronavirus), como agente biológico, puede afectar a entornos sanitarios y no sanitarios, corresponde a las empresas evaluar el riesgo de exposición y seguir las recomendaciones que sobre el particular emita cada servicio de prevención concertado, siguiendo las pautas y recomendaciones formuladas por las autoridades sanitarias.

El deber de protección de la empresa implica que esta debe garantizar la seguridad y la salud de las personas trabajadoras a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo que están bajo su ámbito de dirección, es decir bajo su capacidad de control. Los niveles y medidas de protección que se establezcan deben ajustarse y aplicarse en función de la naturaleza de las actividades, la evaluación del riesgo para los trabajadores y las características del agente biológico.

Las empresas pueden adoptar medidas organizativas o preventivas que eviten situaciones de contacto social, sin necesidad de paralizar la actividad. Sin embargo, cuando exista o pueda existir un riesgo grave e inminente (art.21 Ley 31/1995) de contagio, la empresa deberá informar cuanto antes de dicho riesgo y adoptar las medidas y dar las instrucciones necesarias para que, en caso de peligro grave, inminente e inevitable, las personas puedan interrumpir su actividad y abandonar de inmediato el puesto de trabajo. Las empresas deberán paralizar la actividad laboral en caso de que exista riesgo de contagio en el centro de trabajo, sin perjuicio de la activación de medidas que permitan el desarrollo de la actividad laboral de forma alternativa o bien, de ser necesario, la adopción de medidas de suspensión temporal de la actividad.

¿Qué medidas de seguridad y prevención recomienda la OMS?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado algunas recomendaciones para preparar los centros de trabajo cuando termine el confinamiento, centradas en resolver tres situaciones críticas: ¿cómo prevenir el contagio de la Covi19 en el lugar de trabajo?, ¿cómo gestionar los riesgos de contagio cuando se organicen reuniones y eventos?, y temas a considerar cuando los empleados deban realizar viajes de trabajo. 

La mayoría de recomendaciones de la OMS se basan en la limpieza y desinfección de espacios y superficies; la importancia de recordar y fomentar el lavado frecuente de manos, la recomendación de uso de mascarillas, así como la recomendación de quedarse en casa al menor síntoma (fiebre, tos, etc.).

Otros especialistas, también están destacando la importancia de la distancia social (1 o 2 metros), que podría requerir o bien mayor superficie de oficinas, o bien dividir el tiempo presencial de los empleados para poder garantizar esa distancia.

¿Cómo garantizamos la seguridad en los desplazamientos al trabajo?

Sin embargo, de nada sirven todas estas medidas, si no se pueden garantizar Desplazamientos seguros al centro de trabajo para los empleados. En un momento en que el transporte público ha dejado de ser seguro por el alto riesgo de contagio que representa la falta de distancia social, es necesario encontrar maneras alternativas de llevar a los empleados al trabajo que sean muy eficientes desde el punto de vista de coste y ágiles y flexibles para adaptarse a las necesidades cambiantes de las empresas.

Si quieres saber cómo puede ayudarte BusUp a ofrecer un servicio de transporte seguro para tus empleados en un entorno post-coronavirus, y eficiente para tu empresa, no dudes en contactar conmigo pol@busup.com

Pol Pau

BusUp España

Related Post

  • Leave a reply